El valenciano se hace suyo.
Dins el seu cos infinit, distant i desagraït.
La mano se acercó como si fuera a atravesarme, y lo hizo, 
me atravesó pero no salió, entró, se quedó.